viernes, 29 de enero de 2010

Falleció el periodista Joel Atilio Cazal

Con tristeza infinita recibo la noticia de la muerte de quien aprendí a querer como un amigo y a admirar como un Maestro... sus enseñanzas, el compartir momentos de lucha en esta nueva trinchera que la lucha nos ha señalado, nos unió con fuertes lazos de hermandad.
Vayan, a todos aquellos que lo conocían, que es sinónimo de decir lo querían, mis condolencias, mi abrazo sincero y mi apoyo infinito
Ha fallecido el periodista paraguayo Joel Atilio Cazal, director de la revista Koeyú Latinoamericano, solidario con Cuba y con las causas más nobles de las luchas de los pueblos de América Latina y del mundo.
Cazal, quien residía en Venezuela y se convirtió en un firme defensor de la causa bolivariana, dejó de existir en la madrugada del 27 de enero.
Llegue a su hijo, demás familiares y amigos el más sentido mensaje de condolencia de los periodistas cubanos.
Joel Atilio Cazal, un luchador planetario
Por Freddy Fernández
"Falleció el director de Koeyú Latinoamericana, Joel Atilio Cazal, paraguayo a quien le ha sobrado fuerza y entusiasmo para ser un luchador planetario..."
Joel Atilio Cazal dirigía la revista Koeyú Latinoamericano La norma dice que debemos escribir lo más relevante en la primera línea del primer párrafo, pero no tiene sentido respetar esa norma cuando hablamos del camarada Joel Atilio Cazal, paraguayo a quien le ha sobrado fuerza y entusiasmo para ser un luchador planetario.
Joven militante comunista en Paraguay, obligado al exilio por la dictadura de Stroessner, continuó su lucha revolucionaria en Uruguay donde fue detenido y torturado hasta el borde de la muerte y luego tratado por médicos militares que suturaron su cuerpo de mala gana y con pésima praxis. Con todo, Joel se escapó del Hospital Militar y logró introducirse en la Embajada de Venezuela en Montevideo y conquistar el asilo político en 1979.
En Caracas, reunió a su familia. Blanca llegó con Raúl, Arturo y Rocío. Después nació Mariana. En Caracas también nació Ko"Eyu Latinoamericana, la revista cultural y política que dirigió Joel por más de treinta años y que ha permitido el debate revolucionario y el conocimiento de la literatura y el arte vinculado a la lucha de los pueblos.
Seguro que, como Julius Fucik, Joel no aceptaría que el dolor se vinculara a su nombre, pues también ha luchado con la bandera de la alegría como estandarte.
Hoy se durmió. Cuentan que en la habitación estaba su esposa y compañera Blanca, junto a Raúl.
Muchas veces lo saludé con una frase que le escuché a Miguel Otero Silva, pronunciada en tributo a Gustavo Machado. Con mi mano sobre el pecho y esperando ser digno de este tributo, la repito para tí, Joel:
¡General, reciba la venia emocionada de uno de sus soldados...!
Hasta la victoria siempre
Venceremos

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online