domingo, 31 de enero de 2010

El cielo que nos prometes, Chávez

El cielo que nos prometes, Chávez
Nuestra revolución tiene su Miami adentro, contaba el Presidente Hugo Chávez que le decía Fidel, aquí no somos una isla de la que se fueron todos los contrarrevolucionarios, como se fueron de Cuba.
Raul Bracho
Cada vez que escucho a mi comandante decir que está encarcelado, que se siente asfixiado por sus anillos de seguridad, y que veo su mirada buscando las palabras del pueblo en cada Aló Presidente, como un prisionero que extiende su brazo entre los barrotes pidiendo con angustia un trozo de verdad, de esas verdades que esconden, a veces, sus funcionarios, lo veo exigiéndonos que se consolide el Poder Popular para desechar ese Estado obsoleto y corrupto y crear un nuevo modelo.
Nuestra revolución Bolivariana tiene su Miami adentro, nos contaba el Presidente Hugo Rafael Chávez que le decía Fidel, aquí no somos una isla de la que se fueron todos los contrarrevolucionarios, como se fueron de Cuba, aquí, no solo se quedaron, sino que se quedó la sociedad capitalista con ellos. Se quedó el Estado. Ese perro cancerbero heredado de la cuarta república, poblado de funcionarios adecos y copeyanos que, sin mando alguno, solo por costumbre y rabia, desde estos Ministerios entorpecen y roban, maltratan al pueblo y desprestigian a la revolución.
El cielo que nos prometes, Chávez, esa nueva patria grande que soñaste con los ojos de Bolívar, es un cielo en donde el pueblo, desesperado, a punta de aletazos, no puede volar libremente hacia la nueva sociedad, por ahora.
Una revolución pacífica es una transición de la democracia títere de los burgueses a la democracia protagónica que nos enseñaste, y se encuentra a veces, como tu, detrás de rejas… Tu quieres hablar con el pueblo y el pueblo quiere hablar contigo, y como cuesta a veces. Tú tienes tus esperanzas en nosotros y nosotros, el pueblo, tenemos todas las nuestras apostadas en tu voz, en tu pulso, en tu mando. Hay entre medio algo que nos separa y no es otra cosa que la burocracia: nido de alimañas donde no solo se refugian aquellos que ya habitaban las grandes oficinas gubernamentales, sino toda clase de arribistas y corruptos nacidos dentro de nuestro mismo proceso. Contra ellos hay que dar la diaria pelea para que las políticas de la revolución lleguen al pueblo.
Las misiones son una alternativa creada por ti para avanzar en paralelo ante este elefante enorme que heredamos, sin embargo, la marcha se hace lenta, el pueblo precisa de espacio para volar sus sueños, y tu también cada vez lo reclamas con mayor fuerza. ¿Cómo echar a los mercaderes del templo? La corrupción es un mal difícil de combatir más mientras no creemos mujeres y hombre con nuevos valores, que sean de acero, que tengan la fortaleza de no caer en la tentación de la venta o del cambio de las convicciones por dinero, mujeres y hombres nuevos.
Este año, el año 10 del siglo 21, el 11 de la Revolución, el 200 de la firma de la Independencia, el de la Campaña Admirable, que desde Enero se perfila como un año de luchas, de batallas frontales contra un imperio que se nos viene encima, tiene que ser, de igual forma, el año de comenzar a desarmar, parte a parte, ese Estado burgués que es el estado que heredamos y el año de la creación del verdadero Poder Popular.
La redefinición del Estado y del Funcionario. Un funcionario público debe llamarse un servidor del pueblo, y como lo sentenció Fidel Castro en su discurso al llegar a la Habana, ese Estado no es un sitio donde los combatientes revolucionarios encontrarán privilegios, al contrario, donde todo verdadero revolucionario tiene que hacer más sacrificios, los privilegios de la Revolución serán para el pueblo, para quienes han sido castigados por la sociedad explotadora, para los obreros y campesinos. El hombre y la mujer humilde será lo más importante y cualquier soldado de la revolución tendrá que ser un ejemplo de revolucionario, Fidel se los advirtió, que la revolución no era un pasaporte para obtener prebendas y privilegios, de igual forma en Venezuela hay que apretar las tuercas, hay que sacar de la administración pública a todo el que retrase su funcionamiento o que se lucre desde ellas. Un servidor del pueblo, no deberá tener un salario mayor al que devengue el pueblo.
Eso está pasando, comandante, ese cielo que nos prometes, es el cielo de todos, en él volaremos al liberar nuestras alas de ese anillo infernal que nos separa de ti, cuando tu y el pueblo, el Poder Popular, marchemos juntos en esta nueva jornada.
Venimos a pedirte aire, brisa, alturas. Es la hora de la revolución y de tomar el cielo en nuestras alas, en nuestras manos. Hay conciencia, hay una humanidad entera que cree en tu voz y en tu mando y que aprendimos a ser pacientes, a superar los días en que termine de madurar los cambios. Llegó la hora.
Aquí traigo algunos párrafos para compartirlos contigo y con mi pueblo: uno de la Comuna, uno de Lenin y termino con otro de Baudelaire, todos son gritos que aun retumban en la historia, las voces de ellos y las nuestras, adelante comandante... A volar el nuevo cielo,... Venceremos!!!
“...es singularmente notable una de las medidas decretadas por la Comuna, que Marx subraya: la abolición de todos los gastos de representación, de todos los privilegios pecuniarios de los funcionarios, la reducción de los sueldos de todos los funcionarios del Estado hasta el nivel del «salario de un obrero». Allí es donde se expresa de un modo más evidente el viraje de la democracia burguesa hacia la democracia de las clases oprimidas, del Estado como «fuerza especial» de represión de una determinada clase hacia la represión de los obreros y los campesinos. ¡Y es precisamente en este punto tan evidente —tal vez el más importante, en lo que se refiere a la cuestión del Estado— en el que las enseñanzas de Marx han sido más relegadas al olvido! En los comentarios de popularización —cuya cantidad es innumerable— no se habla de esto. «Es uso» guardar silencio acerca de esto, como si se tratase de una «ingenuidad» pasada de moda, algo así como cuando los cristianos, después de convertirse el cristianismo en religión del Estado, se «olvidaron» de las «ingenuidades» del cristianismo primitivo y de su espíritu democrático-revolucionario” [Lenin, El Estado y la Revolución, 1917:II, 3[...].

“Esa máquina, llamada Estado, ante la cual la gente se detiene con respeto supersticioso, dando fe a los viejos cuentos de que es el poder de todo el pueblo, el proletariado la rechaza, diciendo que es una mentira burguesa. Nosotros arrebatamos esta máquina a los capitalistas y nos apropiamos de ella.” “Con esta máquina o garrote destruiremos toda explotación; y cuando en el mundo no haya quedado la posibilidad de explotar, no hayan quedado más propietarios de tierra y de fábricas, no ocurra que unos se hartan mientras otros padecen hambre, solamente cuando esto ya no sea posible, entonces arrojaremos esta máquina al montón de la chatarra. Entonces no habrá Estado y no habrá explotación” (Lenin, Acerca del Estado)

“El cañón truena, los miembros vuelan. Se oyen el gemido de las víctimas y el rugido de los sacrificadores. Es la humanidad que lucha por su felicidad.” (Baudelaire, sobre la Revolución de 1848).
SOCIALISMO O MUERTE, ¡VENCEREMOS!!

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online