lunes, 18 de octubre de 2010

OFENSIVA Y CONTRAOFENSIVA

Piedra de tranca
OFENSIVA Y CONTRAOFENSIVA
LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA tiene que amarrase bien los pantalones y embraguetarse con inteligencia, porque la ofensiva que está montada, y que a diario da muestras claras de sus propósitos, es para acabar como sea con ella. Bien esperando el 2012, las elecciones para ese año, o bien antes.
POR ESO EL CHAVISMO tiene que buscar la manera de neutralizar esa ofensiva con todo. Hacerlo con inteligencia. Con astucia. Con sagacidad. Con realismo. Con la mano zurda y con la mano derecha.
SE IMPONE EL TIEMPO de hacer política, porque el dato fuerza, del poder propiamente dicho, esta bien cubierto. En ese terreno la oposición interna y externa no tiene vida. Pero sí en la canalización del descontento popular, del acompañamiento de los frustrados y decepcionados por las fallas y errores del chavismo. La oposición, sin duda, le tomó el pulso a la situación y logró resultados que no se esperaba el pasado 26 de septiembre con un porcentaje de votos que rebasó sus cálculos más optimistas. La oposición actuó con habilidad para incorporar a su política, sin programa, sin proyecto y sin organización, el sentimiento de malestar por la poca eficacia de la gestión pública y un mensaje que divide en vez de unir.
ES TIEMPO DE POLÍTICA a fondo, de dirigirse a todos los sectores del país, de echar por la borda la arrogancia, la soberbia. De no despreciar a nadie. La vía electoral implica alianzas. No hay política electoral exitosa si no hay voluntad de trabajar con otros y de dar cabida a los aliados. El chavismo es prueba de ello. Arrancó en las décadas de los 80-90 casi en cero. Sólo como esperanza y en las condiciones más adversas. Pero puso en la calle una política tácita y expresa de alianzas. De alianzas sociales y políticas y por eso se impuso. Ganó la Presidencia con su líder, Chávez, quien además de su carisma personal reveló dotes políticas excepcionales. Las victorias del chavismo desde entonces fueron victorias de la unidad con diversos sectores de la sociedad.
¿CUÁNDO SE FRENA esa fecunda política? Cuando el chavismo comienza a encerrarse en sí mismo. Cuando se mete dentro del caracol de los espacios ya conquistados y empiezan a brotar en su seno políticas de signo excluyente, hacia afuera y hacia adentro.

SI EL CHAVISMO quiere superar la situación de aislamiento que se le plantea ahora, tiene que dejar de mirarse el ombligo. Tiene que recapacitar con lucidez y humildad y abrirse de nuevo al país. Es lo recomendable para hacer frente a la ofensiva de descalificación que está en ejecución, para repeler la desestabilización que se acentuará y para encarar el desafío macro del año 2012.
NO HAY QUE OLVIDAR el refrán según el cual quien no oye consejo no llega a viejo

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online