lunes, 11 de octubre de 2010

‘Aplicación de las tres “R” es decisiva para obtener victoria aplastante en las elecciones del 2012

En su columna de este domingo, Freddy Bernal hace referencia a los resultados obtenidos las pasadas elecciones del 26-S, tanto por parte del Psuv como de la oposición.
En otro sentido, el ex alcalde de Libertador asegura que la aplicación de las tres R´ (Revisión, Rectificación y Reimpulso) crearán las condiciones que permitan al Psuv, “obtener una victoria aplastante en las elecciones presidenciales de 2012.
‘Aplicación de las tres “R” es decisiva para obtener victoria aplastante en las elecciones del 2012
Esta es la columna de Freddy Bernal:
Los guarismos matemáticos de los resultados electorales no dan lugar a dudas, el PSUV eligió 97 diputados y el PCV 1, por otra parte AD 22 (siendo el tercero en votos de la Mesa de la Ultra Derecha), PJ 15, UNT 12, Copei 6, PPT 2, Podemos 2, LCR 2, otros 6. El PSUV y el PCV tienen 98 diputados patriotas; mientras la MUD, en cambote, 65 conspiradores; y los disidentes del PPT 2. Es decir, que 98 es más que 65 de la ultra derecha, y también que 67, de todos juntitos.
Más allá de las lecturas maniqueas de los oposicionistas, y también de “críticos” anarquistas a lo interno, en un sencillo análisis electoral numérico, es obvia la consolidación de las fuerzas revolucionarias bolivarianas en Venezuela.
Pero, hay otros dos enfoques que queremos abordar.
“Tres revisiones de los problemas y errores por cada área; tres rectificaciones en cada área o frente”En primer lugar la abstención de buena parte del voto “chavista”, luego de haber alcanzado el Comandante Chávez más de 7.309.080, 62.84%, de los votos en 2006.
En segundo término, tenemos que analizar lo que señalara el camarada escritor y periodista Luis Bilbao, en “Dilemas de una revolución pacífica”: la composición y carácter de clase del voto del PSUV y también, de los que optaron por la propuesta de la ultra derecha, para valorar el real avance revolucionario; porque sabemos que no es en el terreno electoral donde se definirán los combates más álgidos porvenir de la revolución.
No cabe duda que se dio una clara confrontación de clases, en la que el grado de desarrollo de la conciencia, entre los dos factores en pugna: la oligarca apátrida y la “opción preferencial por los pobres” bolivariana, y su influencia en las diversas capas sociales, determinó que la revolución bolivariana -pese a dificultades objetivas económicas (devaluación, recesión, racionamiento de agua y luz, inflación), socio-políticas, culturales, e incapacidades y errores múltiples de los revolucionarios en cargos de dirección política y gubernamental- haya obtenido un rotundo avance. 5,4 millones favorecieron a la revolución.
El 48% es una base sólida del PSUV, y para cualquier proceso de cambio revolucionario “pacífico”. Ni el PT brasileño, con más de veinte años, lo logró, con el “cómodo” gobierno de Lula, un crecimiento económico entre 9 y 11%, aliado con la burguesía paulista, un Estado funcional y sin un Cardenal en campaña, como dijera el amigo Bilbao.
Lógicamente, habría en la nueva composición de la AN, una significativa presencia de la derecha, que existió y existe aún, y que sin estar “de parranda”, se esfumó en su absurda conspiración abstencionista en las elecciones parlamentarias anteriores.
Esa fue una “ventaja” que nunca debemos confundir como producto, de nuestra sabiduría, aciertos, destrezas políticas y/u organizativas; son “favores” que el enemigo ha permitido con sus torpes ambiciones golpistas. Parodiando a Sun Tzu, en “El Arte de la Guerra”, debemos recordar: “Ser invencible depende de uno mismo; la vulnerabilidad del enemigo depende de él”. Y justo es reconocerlo, muchas veces hemos contado con ellos, con su desproporcionada infamia e incapacidad.
Con superior valor, porque ello si “depende de uno mismo”, de nuestro gobierno y el partido, tenemos que sopesar el peso de la inhibición al voto del pueblo chavista, nunca oligarca, ante la necesidad perentoria de la aplicación de la orientación dada por el Comandante Chávez de la 3 R´s: Revisión, Rectificación y Reimpulso, lo que se convirtió es un lugar común sin importancia alguna, por el poco caso que le hemos hecho.
Para que las 3 R´s, sumando la R de rapidito propuesta por Carlos Lanz, no sea retórica de charlatanes, en vez de autocrítica revolucionaria, farsa de pecador impenitente; hay que definirlas, máximo, en tres acciones cada una de ellas. Tres revisiones de los problemas y errores por cada área; tres rectificaciones en cada área o frente; y tres acciones de reimpulso revolucionario por cada área y/o sector. Si todos hacemos eso, seremos invencibles, como dice Sun Tzu.
Requerimos en todos los niveles de dirección en gobiernos bolivarianos y en el partido, (si, no me equivoqué, EN TODOS LOS NIVELES, incluyéndome) UNA DOSIS DE HUMILDAD, ante las críticas y necesidades del pueblo, no vaya a ser que nos corresponda el juicio de uno de los padres, y mayores cabrones de los vicios de la IV república, Gonzalo Barrios, cuando dijo: “Al compañero Carlos Andrés Pérez le hace falta un poco de ignorancia”.
Del otro juicio propio de la IV República que debemos cuidarnos, es de aquella justa frase para adecos y copeyanos que dijo el mismo personaje: “En este país se roba porque no hay razones para no hacerlo“. Salvando las distancias con los anteriores gobiernos, cuya esencia era el robo y el peculado, hay una lista pendiente de posibles reos “bolivarianos” que harían una revolución dentro de la revolución.
Termino hoy con nuestro Comandante Presidente, en la “Líneas de Chávez”. “Se impone el más vigoroso relanzamiento de las tres “R”, pero al cuadrado: su aplicación a fondo es decisiva para generar las condiciones que nos permitan obtener una victoria aplastante en las elecciones presidenciales de 2012, que serán también para gobernadores y alcaldes. ¡La fórmula de ahora es 3R2! Tendremos que despejarla…”

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online