lunes, 25 de octubre de 2010

Hugo Chávez hace una breve alocución a su llegada a Maiquetía.

Hugo Chávez arriba a Maiquetía tras 11 días de gira internacional
Chávez llegó y un fuerte aguacero mientras hablaba dejó empapados a Ministros
En horas de la noche de este domingo, arribó al país el Presidente Chávez tras concluir una gira internacional de 11 días en la que visitó, entre otras naciones, a Irán, Bielorrusia, Rusia y Portugal.
Desde la “Rampa 4″ del Aeropuerto Internacional de Maiquetía, y bajo una pertinaz lluvia, el Presidente se dirigió a los televidentes para un breve saludo. El mandatario fue recibido por numerosos funcionarios del ejecutivo nacional.
El Primer Mandatario anunció que en la tarde de este lunes se dirigirá al país para explicar con detalle los resultados de la gira, entre los cuales se cuentan 69 acuerdos de cooperación en materia de vivienda, comercio, tecnología, y desarrollo industrial, cultural y educativo.
Chávez destacó que durante los 11 días que duró su periplo, se mantuvo “pensando siempre y colocando siempre por delante los sagrados intereses del pueblo venezolano, de la patria venezolana”. Igualmente, valoró que Venezuela tiene hoy un gran número de países amigos, ya que la “Revolución Bolivariana comprende el papel que le toca jugar en el mundo pluripolar”.
El mandatario destacó como uno de los logros de su política internacional el haber logrado colocar productos agrícolas, como el café y el cacao venezolanos, en los mercados de Europa, Asia y Africa.

Palabras completas del Presidente
“Señor Vicepresidente Ejecutivo de la República compañero Elías Jaua, señores ministros, ministras, Alto Mando Militar, oficiales, cadetes de la Escuela Naval de Venezuela, pueblo todo de Venezuela.
En primer lugar manifestamos nuestra más grande alegría, satisfacción, emoción incluso al arribar de nuevo a tierra venezolana después de estos 11 días de intenso trabajo en este nuevo recorrido que hemos hecho por 7 países hermanos, aliados, amigos, de Europa, de Asia y de África.
Quería antes de dirigirnos a Caracas, desde aquí mismo desde Maiquetía, a nombre de todos mis compañeros y compañeras de viaje, la tripulación, ministros, periodistas, trabajadores, civiles y militares que nos acompañaron, darles nuestros saludos, manifestarles esta nuestra alegría por estar de nuevo en casa, decirles que durante estos 11 días hemos estado atentos cada minuto, cada segundo a los acontecimientos aquí en tierra venezolana, decirles que cada minuto, cada segundo vivido en aquellos países más allá de los mares hemos estado pensando siempre y colocando siempre por delante los sagrados intereses del pueblo venezolano.
Hemos hecho innumerables reuniones de trabajo, de análisis y muchos acuerdos de cooperación en materia económica, científica, tecnológica, todo eso hecho en función de los intereses, repito, de la patria venezolana.
Les traigo un abrazo y un saludo de aquellos pueblos de Arabia, de Europa, del norte de África, de tantos amigos que tiene hoy Venezuela en el mundo. La Revolución Bolivariana comprendió y comprende el papel que le toca jugar en el mundo, el lugar que nos corresponde, lugar de dignidad en el mundo de hoy, en el mundo nuevo que ha nacido, el mundo pluripolar.
El mundo ha venido cambiando, ya no es el mismo de hace 10 años y en ese mundo pluripolar que busca su propio equilibrio a través de una dinámica extraordinaria, la patria venezolana, el pueblo venezolano, la revolución venezolana ha comenzado a jugar un papel fundamental reconocido por los cuatro puntos cardinales del planeta.
Mañana en horas de la tarde informaremos con detalle acerca de los 69 acuerdos que hemos hecho con estos hermanos países, de viviendas, viviendas, viviendas para el pueblo, comercio para nuestros productos para romper el modelo perverso que nos impusieron durante más de 10 años, el modelo de la monoproducción petrolera. La dependencia petrolera tenemos que romperla.
Es muy importante lo que hemos venido haciendo; colocando productos, nuestro café, nuestro cacao, nuestras flores, nuestros plátanos, nuestras frutas, nuestra producción agrícola en Asia, en Europa, en África.
Importantísimos estos objetivos que venimos logrando paso a paso, acuerdos en materia científica, energética, petrolera, en materia de tecnología de la información para nuestros niños y nuestras niñas, en materia industrial, de desarrollo integral para nuestro pueblo, cultural, educativo. Todo, todo lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo pensando siempre, con la mente siempre puesta, con el corazón siempre palpitando en función de los intereses sagrados de Venezuela.
Voy a concluir este corto mensaje, bajo esta lluvia que nos da la bienvenida, con el corazón palpitando de alegría al llegar a la patria, al llegar a la patria venezolana, a la cuna de nuestros sueños como dice la bella canción con la que hoy terminé Las Líneas de Chávez escritas por allá en aquellos mundos: “Llevo tu luz y tu aroma en mi piel y el cuatro en el corazón. Llevo en mi sangre la espuma del mar y tu horizonte en mis ojos”. Como diría Cristo nuestro señor, nuestro redentor: “A Dios lo que es de Dios, al César lo que es del César”. Al pueblo venezolano lo que es del pueblo venezolano. Un saludo emocionado, emotivo al regresar a esta casa, a la Venezuela de todos. Buenas noches”.

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online