miércoles, 16 de diciembre de 2009

LA PREPOTENCIA IMPERIALISTA...

LA PREPOTENCIA IMPERIALISTA...
Luis Alberto Toro Ojeda.
No es extraño observar la prepotencia imperial destilada en cada declaración de sus representantes; los secretarios o secretarias de estado se destacan en estas lides, no obstante, las declaraciones de la canciller gringa, Hilary Clinton, referente a las relaciones de los países en América Latina con Irán coloca a la Clinton en el desarrollo y ejecución de su papel de canciller imperial que apela al plan desestabilizador, en pleno desarrollo, contra los pueblos que luchan por su liberación. Lamentablemente ellos no cambian, invaden a Irak en una estrategia basada en mentiras, luego que militarmente no pueden controlar la situación, para disimular la derrota recurren a la vieja táctica de distraer, ahora es Afganistán y los talibanes, guerra que por cierto tampoco les está dando buenos resultados. La mirada imperialista se dirige actualmente a América Latina, especialmente hacia Venezuela y los más conspicuos voceros imperialistas hacen gala de su verbo soez y ofensivo para “advertir” sobre la línea autonomista, nacionalista, patriótica e independentista de estos pueblos no debe ir más lejos.
Tanto Irán como Venezuela y la ALBA toda reacciona como es natural, esperamos que otros países también ofendidos hagan valer sus posiciones autónomas y en concordancia con la autodeterminación de los pueblos, fijen posición, sin embargo, la señora Clinton se sigue manejando con la misma característica de todos sus antecesores, se creen con autoridad para indicarnos líneas de comportamiento y amenazan con saña, aunque, recurriendo a palabras de Mao, cada vez se parecen más al tigre de papel al cual hacía referencia el líder chino.
Lógicamente que todas estas amenazas están enmarcadas en una estrategia global del imperialismo que va desde la arremetida en Honduras y la instalación de bases militares en Colombia, hasta los escarceos por presentar al país, a Venezuela, como un país ingobernable, todo se compagina en un mismo plan, atacar la revolución bolivariana y la revolución boliviana, entre otros procesos; no es casual, la concatenación de hechos y discursos, intentan abonar el terreno, generar la matriz para producir el zarpazo contra nuestras revoluciones, el principal problema para ellos es ¿Podrán hacerlo?.
Con respecto a la derecha interna, sus planes van dirigidos a debilitar al estado y sus instituciones, es allí en donde se manifiestan las más extrañas y raras contradicciones que rayan desde la ridiculez hasta el extremo de la irresponsabilidad; si se combate la corrupción, ellos desvirtúan el combate a la corrupción, si no se combate entonces dicen que todo el gobierno es corrupto, pero no reconocen las acciones tomadas en sentido contrario...las medidas del gobierno en la crisis bancaria define el perfil social del mismo, en la cuarta república la tesis era ayudar a los banqueros, ahora se trata de ayudar a los ahorristas, la diferencia es del cielo a la tierra, pero para la oposición esto no existe. La prepotencia imperialista es tomada como lineamiento por los pitiyanquis criollos, para ello también se prestan los medios privados y con arrogancia llaman al golpe de estado, al desconocimiento de las instituciones, a la rebeldía pues, al asesinato del presidente, a la salida violenta, desafortunadamente esta es la tesis que se impone en estos casos y tiene su fundamento en la lucha de clases que se recrudece, que llega a un nivel en donde la clase explotada le disputa el poder político a la clase dominante, esa clase explotada, es decir, nosotros los pobres, somos liderados por Hugo Chávez, el nos está articulando, nos lanza lineamientos, nos da clase de política, nos enseña y nos aguijonea, eso es demasiado por el imperio, por ello el ataque es bestial, si Chávez traicionara al pueblo lo elevarían como “el mejor estadista”, le otorgarían premios y uno de ellos seguramente sería el nobel de la paz. Cuando Chávez, fiel a su pueblo y sus ideas se convierte en líder de la región, Chávez pasa a ser “objetivo militar” de la política imperialista y toda la derecha lo ataca y con ello al país y al pueblo.
El imperio mueve todas sus piezas con descaro, recordemos lo ocurrido en Honduras, ese mismo formato pretenden aplicarlo en Venezuela, si logran una representación importante en la Asamblea Nacional, para ello juegan, entonces tenemos los supuestos demócratas que quieren las elecciones pero no para fortalecer las instituciones y la democracia sino para usarlas en sus oscuros objetivos, ya lo probaron en Honduras y les funcionó, ahora lo intentarán en otros países, con algunos matices distintos, pero con el mismo espíritu asesino en el fondo. En el caso colombiano, por ejemplo, utilizan a un presidente vinculado al narcotráfico y el paramilitarismo, eso lo sabe mucha gente, también el imperio, por ello lo manejan a su antojo y lo obligan a vender el país a los gringos para instalar las bases militares; el giro de Funes en El Salvador, la llegada de gobiernos derechistas, caso Chile y la situación de ocupación que vive Colombia forman parte de la telaraña imperialista, detrás de todos estos planes está el ataque asesino a la democracia a la libertad y autodeterminación de los pueblos, para EEUU el despertar de América es inaceptable, se exacerba el odio imperialista, activa su costumbre de chantajear y presionar y es allí donde gobiernos débiles son presa fácil de la política imperial, no es el caso de Venezuela donde pueblo y gobierno revolucionario incrementa su capacidad político organizativa para avanzar y profundizar la revolución y marchar a la construcción del socialismo.
El pretexto del incremento de las relaciones políticas y comerciales con Irán es una burda maniobra; el hecho que varios países Latinoamericanos hayan incrementado las relaciones comerciales con Irán lo pretenden usar para golpear a Venezuela, Bolivia, Ecuador y otros pueblos, al aderezo se incorporan nada más y nada menos que la instalación de las bases militares en Colombia, el incremento de los planes golpistas en Venezuela, el incremento de la violencia con factores paramilitares y los planes dirigidos en este sentido en Venezuela para eliminar a Chávez a como de lugar.
La rebelión popular que se está desarrollando en América Latina ha sido a través del voto, los pueblos han encontrado fórmulas para llevar a la presidencia a hombres comprometidos con la revolución, con los cambios y con el antiimperialismo; también la derecha recurriendo a estos mecanismos electorales se recompone e intentan recuperar espacios perdidos, es por ello que también se radicalizan; el triunfo inminente de la derecha pinochetista en Chile tiene ese signo, los derechistas guabinosos o disfrazados de socialistas pasan a un segundo plano, la derecha en América Latina se prepara para una confrontación mucho más aguda y “los equilibrados”, o centristas ya no les son útiles a la política imperialista, ellos necesitan a cuadros que enfrenten con todo a los países de la ALBA y confronten de manera radical a los procesos populares como los nuestros, mal momento para los llamados centroizquierdistas, ni siquiera los promotores de estas posiciones, es decir, el imperio, ahora le dan la atención. En ese dilema de derechas se encuentra Chile, el imperio prefiere jugar con el pinochetista Piñera que aventurarse a un gobierno tibio como el de Frei, con ciertos compromisos con los formalismo, el imperio juega a un escenario mucho más agudo, sabe que los pueblos despiertan y asumen cada día con mayor ahínco la propuesta de Chávez y la ALBA.
En este contexto, las palabras de Clinton nos pretenden retrotraer a la etapa de la guerra fría en donde los bloques se disputaban los espacios y América Latina era considerada el patio trasero de EEUU, pero con ciertas variantes en los factores de poder y buena parte de esas variantes en los factores de poder tiene que ver con la revolución bolivariana, la boliviana, la ecuatoriana, la nicaragüense y por supuesto la cubana; todo esto le da una relevancia excepcional a la Cuba revolucionaria y una trascendencia sin límites a este faro de los pueblos que hoy por hoy brilla con decididas muestras de heroísmo, asimismo, a la revolución Bolivariana, la Boliviana, la revolución ciudadana de Ecuador que también asumió desde temprano una posición antiimperialista y por ende la arremetida imperial también se ha puesto de manifiesto en ese país y el mismo forma parte del teatro de operaciones de la estrategia imperialista.
Cuando las voces imperiales chillan, destilan odio y prepotencia, los pueblos y sus vanguardias están obligados a redoblar el paso, la cumbre de la ALBA y la activación de distintos mecanismos de liberación no pueden sufrir demora: “en la demora está el peligro” para recordar a Eloy Alfaro, frase predilecta del presidente ecuatoriano Rafael Correa, que nos indica muchas cosas, una de ellas el urgente desmontaje del estado burgués instituido en esos países.
Venezuela en medio de todo mantiene una posición privilegiada; tenemos un liderazgo fuerte que aglutina y define, contamos con la mayor reserva de hidrocarburos del planeta, hemos avanzado en la organización social de manera significativa, se ha fortalecido la batalla contra flagelos como: la inseguridad y la corrupción, se está articulando al interior las redes necesarias para fortalecer el proceso a través de una vanguardia organizada y un partido socialista a la cabeza de todo el colectivo, todo ello representan puñaladas contra las pretensiones imperialistas y por tal motivo la atacan con furia y sordina a veces, con incremento de decibeles otra; en este orden de ideas, la reacción de los pueblos y gobiernos Latinoamericanos es algo que no admite demora, sobretodo porque el adversario imperialista no se detiene, usa todas las herramientas habidas y por haber para golpear. La maniobra imperialista en Colombia pareciera que al final no le dará los resultados que ellos esperan, no obstante, la amenaza está latente, el poder de fuego y la capacidad represiva del imperialismo es tangible y aunque en Irak pierdan la guerra, los muertos quedan para el recuerdo.
No podemos esperar flores del imperio, y sabemos que ello no ocurrirá, pero es preocupante los niveles de locura que los pitiyanquis nuestros demuestran cada vez que expresan sus ideas y llevan a cabo sus ejecutorias...si leemos con detenimiento lo expuesto por José Vicente Rangel en su columna nos invita a la reflexión profunda, reflexión que no solo debe ser de los chavistas, también debe ser de todos, incluyendo los antichavistas, que sepamos, no existen bombas solo para chavistas y la existencia de planes golpistas, la preeminencia de quienes quieren una salida por la vía rápida, sin importarles que para ello tengan que asesinar al presidente, atacar las instituciones y desmoralizar al pueblo, la instalación de bases en Colombia y ocupación de ese país, todo ello nos da una idea de cómo se viene el imperio para estos meses subsiguientes, esto es algo que debemos tener presentes todos y el partido está en la obligación de estar atento.
CON CHAVEZ SIEMPRE....

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online