miércoles, 14 de julio de 2010

Haqce 194 años muere el Precursor de la Independencia Generalisimo Francisco de Miranda


A 194 años de su muerte Francisco de Miranda nunca ha dejado de ser el alma de la revolución
Caracas, 13 Jul. AVN.- Hablar de Francisco de Miranda 194 años después de su muerte tiene mucho sentido, porque él es el camino sin fatigas, porque él soñó banderas y patrias y nunca dejó de ser el alma de la revolución.
Este miércoles se conmemorará un año más de la muerte del Generalísimo Francisco de Miranda, quien falleció en la madrugada del 14 de julio de 1816, en una destartalada cama de hospital de la prisión real de las Cuatro Torres, en La Carraca, cuartel naval de la monarquía española ubicado en la ciudad de Cádiz.
Generalísimo de los ejércitos de Venezuela, precursor de la Independencia de las colonias españolas de ultramar y un líder esencial de la historia, con su muerte se fue del mundo terrenal la más exuberante y extraordinaria personalidad que había producido el Nuevo Mundo.
Miranda, el gran precursor
Francisco de Miranda, nacido en Caracas, el 28 de marzo, fue un revolucionario que proyectó el plan fallido de independencia de las colonias españolas en América Latina, pero a quien se reconoce como precursor de los ideales de Simón Bolívar, José de San Martín, Bernardo O`Higgins, José Artigas y otros combatientes americanos que lograron la Independencia en la región.
Durante su juventud viajó a varias partes Europa, donde trabajó arduamente por conseguir apoyo para su visión de la Independencia de la América Española. Como oficial del ejército español, primero, y de la Revolución Francesa, más tarde, Miranda participó en operaciones militares de tres continentes, África, Europa y América, y jugado un papel importante en algunos de los grandes acontecimientos históricos de su tiempo.
En la Guerra de la Independencia de Estados Unidos, además de comandar tropas españolas contra las fuerzas inglesas en Florida y Mississippi, tuvo participación personal decisiva en la batalla de Pensacola, que selló la independencia estadounidense; en 1791, Miranda desempeñó un papel también decisivo en la Revolución Francesa, pero su contribución más grande está en la lucha para la liberación de las colonias en la América española.
Tras obtener finalmente, después de años de duras negociaciones, ayuda británica, Miranda invadió Venezuela en 1806. Llegó al puerto de La Vela de Coro, donde la bandera venezolana tricolor, creada por él, fue izada por primera vez. El 19 de abril de 1810, en su patria se iniciaba el proceso independentista definitivo, por lo que Simón Bolívar persuadió a Miranda a volver, y al llegar se le hizo general en el ejército patriota.
Siempre ejemplo para la historia
Miranda constituye uno de los ejemplos más claros del espíritu de emancipación latinoamericana. En su célebre proclama en Caracas, en 1806, denuncia “la inconcebible ineptitud, inauditas crueldades y persecuciones atroces del Gobierno español hacia los incautos e infelices habitantes del nuevo mundo desde el momento casi de su descubrimiento”.
Sus biógrafos más conocidos, Karen Raice, William S. Robertson, Joseph F. Toring y Vicente Dárola, subrayan sus notables conocimientos en materias jurídica, filosófica, económica y militar. Las observaciones en su diario cuando recorrió distintos lugares de Europa, la Rusia zarista y el naciente Estados Unidos, atestiguan la profundidad de sus estudios.
Al llamar a conmemorar el bicentenario de las luchas de este insigne venezolano, dijo el presidente de la República, Hugo Chávez Frías, que Miranda "participó con su espada en las tres revoluciones de su tiempo, cosa nunca vista en cien siglos".
En el Senado venezolano, el 4 de julio de 1966, el escritor Arturo Uslar Pietri dijo que Miranda fue “la más extraordinaria personalidad que había florecido en el vasto, desconocido y rico lino del nuevo mundo. Era la flor y la asombrosa síntesis de tres siglos de historia y de magia creadora. Su apresurado peregrinaje por el mundo fue menos intenso, variado y sin tregua que su maravilloso viaje de deslumbramiento a través de los libros, las literaturas y las ciencias de los viejos y los nuevos tiempos. No hubo hombre de su siglo que hubiera reunido conocimientos más extensos y variados ni biblioteca comparable a la que llegó a reunir”.
Puede resumirse uno de los aspectos medulares de su visión en una carta dirigida a Thomas Paine, en 1797: “La conservación de los derechos naturales, y, sobre todo, de la libertad de las personas, seguido de sus bienes, es incuestionablemente la piedra fundamental de toda sociedad humana, bajo cualquier forma política en que ésta sea organizada”.
En Venezuela, junto con Simón Bolívar y otros revolucionarios, fundó la Sociedad Patriótica, con la idea de discutir y fortalecer los principios de libertad, al tiempo que pretendía establecer una única nación latinoamericana que apuntara a incluir con el tiempo la antigua colonia portuguesa en el sur de América.

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online