sábado, 17 de julio de 2010

Argimiro Gabaldón: revolucionario comprometido con el pueblo venezolano

COMANDANTE CARACHE A LOS 91 AÑOS DE SU NACIMIENTO
Este jueves se cumplieron 91 años del nacimiento de Argimiro Gabaldón, pintor, poeta, escritor, educador y militante revolucionario comprometido con los más nobles sentimientos e intereses del pueblo venezolano, cuyo nombre, hoy día, distingue instituciones educativas, culturales y políticas.
Argimiro Enrique de La Santísima Trinidad Gabaldón Márquez nació en la hacienda Santocristo, ubicada entre las poblaciones de Biscucuy y Guanare del estado Portuguesa, el 15 de julio de 1919.
Militante del Partido Comunista, en los años 60, cuando estalló la lucha armada revolucionaria contra los gobiernos puntofijistas, se unió a los destacamentos guerrilleros de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) en las montañas de Lara y Portuguesa.
Murió trágicamente el 13 de diciembre de 1964, en las montañas de Humocaro, estado Lara, pero su legado, su compromiso y su poesía siguen presentes en importantes sectores del pueblo que aún buscan redención.
Era hijo del general José Rafael Gabaldón, quien combatió contra la dictadura del general Juan Vicente Gómez y fue gobernador en dos oportunidades del estado Lara y embajador de Venezuela en Brasil y Cuba, y de María Teresa Márquez Carrasqueño. Fue el octavo de 10 hijos: Joaquín, Carmen Amelia, Natty, María Auxiliadora, Roberto, José Rafael, Esther, Argimiro, Edgar y Alirio Ugarte Pelayo, quien era hijo del General con Romelia Tamayo Anzola.
Argimiro se formó en el campo, en la hacienda de su padre, y se vinculó estrechamente a los campesinos y peones del lugar.
Argimiro o Chimiro, como lo llamaban en familia, fue un revolucionario integral que se hizo comunista en El Tocuyo en 1938, militando en una célula clandestina durante el gobierno del General Eleazar López Contreras (1936-1941). A partir del juramento de lealtad a la revolución empeñó su palabra para siempre, así lo reafirma su historia de vida. Practicó el deporte como una disciplina para enaltecer el espíritu y fortalecer el cuerpo.
Fue organizador de cooperativas agrícolas (1946-1947) en las montañas de Lara, de ligas campesinas y las primeras células comunistas... Argimiro planificó e instaló una imprenta clandestina en Las Cuibas (Lara) que funcionara en el zanjón del Higuerón o zanjón del diablo, allí se editaban volantes y periódicos contra la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez (década del 50).
Junto a una célula de camaradas comunistas instaló una radio clandestina (1956-1957) “Radio Liberación” que funcionó de forma móvil con un equipo de trabajo donde eran: reporteros, guionistas, narradores... con una amplia red de colaboradores.

“Somos la vida y la alegría, en tremenda lucha, contra la tristeza y la muerte”: esa frase, emblemática de su postura vital, resume el legado de Argimiro Gabaldón.
“No soy un guerrero, nunca lo había pensado ser, amo la vida tranquila, pero si mi pueblo y mi patria necesitan guerreros, yo seré uno de ellos. Y este pueblo nuestro los ha parido por millones cuando los ha necesitado”, decía.

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online