domingo, 21 de febrero de 2010

Elecciones por las bases

Lecturas políticas
Elecciones por las bases
La oposición debería seguir el ejemplo que dio el PSUV y elegir a sus candidatos a la Asamblea Nacional, por votaciones de las bases
El Partido Socialista Unido de Venezuela, luego de un profundo debate en lo interno de su estructura y cumpliendo con el mandato constitucional y con su tradición democrática, ha decidido elegir los candidatos de todas las circunscripciones, a través de la consulta a su militancia. Dicho proceso se producirá entre aguas turbulentas, como toda selección interna. Toda elección desata las pasiones humanas y sus demonios, pero éste no es el primer proceso interno que supera el PSUV, desde su nacimiento sus delegados fueron electos, luego sus autoridades nacionales y regionales, sus candidatos a alcaldes y gobernadores, los programas de gobiernos de estos candidatos y los delegados del I Congreso Extraordinario. Esta experiencia nos proporciona la tranquilidad y confianza de que saldremos de este procedimiento con los mejores hombres y mujeres, representantes y voceros de nuestro pueblo, por lo que será posible obtener la mayoría absoluta en la próxima Asamblea Nacional.
Opositores disociados
Quien se encuentra en aprietos es la oposición, la mesa de la unidad está cada día más separada, cada quien jala pa’ su lado, y las encuestas no les da para tantas ambiciones. La decisión del PSUV les genera más presión, ya que también, irónicamente, se ha convertido en ejemplo de sus seguidores, ya que la base de la oposición quiere que se le tome en cuenta, pero las ONG quieren imponerse por encima de los partidos, y los medios de comunicación piden su tajada, igualmente los viejos prematuros llamados manitos blancas dicen que son ellos los que ponen el pellejo, y que por lo tanto les toca su parte. Como podemos ver, no la tiene fácil la oposición. Les recomendamos dejar la macolla y seguir el ejemplo que el PSUV dio, elecciones por las bases.
Frente de juventudes Bicentenarias
La semana pasada nació el FJB200, al calor de la Asamblea Nacional de jóvenes y estudiantes, que se llevó a cabo en Caracas. Allí se encontraron más de 500 dirigentes de la educación media, 500 dirigentes de los institutos y colegios universitarios, 500 dirigentes de las universidades experimentales, 500 dirigentes de las universidades autónomas y 500 líderes de las juventudes de los partidos, igualmente estuvieron presentes los frentes campesinos, cultores, jóvenes trabajadores, deportistas y las diferentes misiones educativas. Esta reunión se caracterizó por el ímpetu y la alegría que acompaña a la juventud. Luego de varias horas de debate en las mesas de trabajo, de las que surgieron varios importantes acuerdos, se concluyó la creación del FJB200. Se contó con el respaldo del comandante Presidente Hugo Chávez, quien con la espada de Bolívar desenvainada juramentó la creación de dicha organización.
El 12 de febrero, en el marco del Día de la Juventud, las calles de Caracas se desbordaron con los jóvenes bolivarianos, con una marcha que se planteó como puntos de encuentro, para el inicio, la UNEFA y la UBV, ambas hijas de ésta Revolución y parte de la política de masificación de ésta. Desde tempranas horas de la mañana vimos cómo estos espacios universitarios se colmaron de la música y la euforia de los hijos del pueblo. Al mediodía, esa gran masa se movilizaba por la avenida Río de Janeiro, avenida Victoria y avenida Fuerzas Armadas, hasta llegar, en horas de la tarde, a su destino final que fue el Palacio de Gobierno. Fue en las afueras de Miraflores, donde rodeado de jóvenes y con la espada en alto, el Presidente de la República juramentó al equipo promotor nacional del Frente de Juventudes Bicentenarias 200, frente que emerge como una organización política juvenil revolucionaria, que asume la Campaña Admirable, para activar la juventud bolivariana en todos sus espacios, evitar el sectarismo, y convertir los espacios juveniles en espacios revolucionarios, ofreciendo respuesta a la coyuntura histórica. Estos objetivos lo cumplirá teniendo como criterios la vinculación organizativa, el activismo político, las instituciones o sub estructuras, el sub sector juvenil y la ubicación geográfica de los diferentes jóvenes o colectivos juveniles, igualmente el método de acercamiento a estos jóvenes se sustentará en un criterio, donde prevalezca lo ideológico, lo organizativo, lo universitario, lo productivo, lo internacional, los sectores de educación media, lo militar, lo comunicacional, el trabajo voluntario y lo económico. Este frente tendrá cuatro niveles organizativos, donde deberán confluir todas las fuerzas vivas que agrupen juventud en un espacio determinado. El primer nivel será el centro de estudio o centro de encuentro de juventudes, el segundo nivel será la circunscripción electoral, el tercer nivel será el estadal y el último nivel será el nacional. Hasta ahora tenemos el equipo promotor nacional y en los próximos días estaremos juramentando, en actos de masas, los equipos promotores estadales.
Perdieron “los manos blancas”
Como ya hemos dicho en reiteradas ocasiones, lo que en Venezuela conocemos como “los manos blancas” no son nada creativos, no son producto de la independencia de los estudiantes de las universidades autónomas y privadas o de su capacidad política, por el contrario, son una mala versión de las llamadas revoluciones de colores. Estas revoluciones de colores surgen como una estrategia comunicacional y política, implementada por los EE.UU. de Norteamérica en los países que antes pertenecieron a la Unión Soviética, para tratar de contrarrestar la fuerte influencia socialista y tomar el poder. Su actividad consiste en utilizar a los jóvenes de la burguesía, induciéndolos a través de consignas prefabricadas por las empresas de marketing político, de la presencia mediática bien programada y de la conformación de una agenda de calle de carácter foguista, todo esto respaldado con un fuerte financiamiento otorgado por organizaciones de la extrema derecha norteamericana. Se ha pretendido aplicar esta estrategia en países como Bolivia, Ecuador e Irán y por supuesto en Venezuela, en la mayoría de los países ha fracasado producto del proceso de organización y madurez de los pueblos. En Ucrania, donde en principio se pensó que ésta estrategia había triunfado, ya que en 2004 fue escenario de la “Revolución Naranja”, color que la identificó en ese país, y que provocó que Víctor Yanukovich dimitiera en su cargo de Primer Ministro, y se repitieran las elecciones, en las que resultó favorecido el candidato pro estadounidense Víctor Yuschenko, hoy vemos los resultados electorales, del 7 de febrero, que dan al traste con esa línea política y el mismo Yanukovich retoma el poder, concedido por la vía electoral. Todo esto se debe a que los pueblos encuentran la vía para identificar la verdad, y terminan tomando el mando de su destino.
Héctor Rodríguez Castro

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online