lunes, 22 de septiembre de 2008

Venezuela se desenganchó del perverso mecanismo económico capitalista

El presidente Chávez, informó este domingo que desde hace varios años Venezuela ha ido desenganchándose del perverso mecanismo económico del capitalismo, que actualmente ha llevado al colapso y a la quiebra a unos doce grandes bancos mundiales estadounidenses.
“Ahora ya no tenemos las reservas en Estados Unidos, de haber sido así, como sucedía hace unos siete años atrás, estarían en grave peligro, porque están colapsando grandes bancos mundiales, como por ejemplo el Lehman Brothers que se declaró en quiebra, luego de 180 años de existencia”
El Jefe de Estado aseveró que Venezuela se bajó del tren del capitalismo y se embarcó en uno “adaptado a nuestra propia dinámica nacional e internacional”.
Chávez recordó que fue el ex-mandatario cubano Fidel Castro, quien le preguntó, durante los primeros años en la presidencia venezolana, dónde se encontraban las reservas de Venezuela.
“Yo desconocía eso, porque era competencia del Banco Central de Venezuela (BCV) (...) Cuando investigue, me conseguí que las reservas estaban en Estados Unidos”, manejadas por el Banco del Tesoro y el Fondo Monetario Internacional (FMI).
En ese sentido, señaló que le hizo esa observación al BCV, ya que no podía intervenirlo por tratarse un ente autónomo.
“Sin embargo, yo soy el Presidente y debo manejar el destino del país y cuidar su economía, y les exigí no dejarse llevar por las presiones del FMI, que exigía a los países colocar sus reservas en papeles del tesoro de EEUU.
Ignacio Ramonet
“Desde mediados del siglo XIX el capitalismo ha sufrido una crisis financiera cada 10 años, pero crisis como ésta se producen una vez por siglo”, afirmó el periodista Ignacio Ramonet, quien comparó la intensidad de la presente crisis con la del año 1929, que sacudió las economías del mundo y dejó a millones de personas sin empleo.“Esta crisis comenzó en agosto de 2007 y, 13 meses después, aún no conocemos la dimensión exacta de la crisis”, alertó Ramonet, quien reveló que los 5 principales bancos de inversiones están en crisis: 3 de ellos han sido nacionalizados y quedan 2 en muy mala situación.

El intelectual español explicó que la perspectiva del gobierno estadounidense es “crear una agencia estatal para comprar activos podridos, acciones que no valen nada”, con una dotación de más de 500.000 millones de dólares de todos los contribuyentes.
“Los contribuyentes estadounidenses ya han pagado 300.000 millones de dólares para apaciguar los mercados, sin éxito hasta ahora”, recordó Ramonet. “Es un extraordinario fracaso del neoliberalismo, de una tesis fundamentalista del neoliberalismo, tan grande era la convicción neoliberal de que el mercado era capaz de solucionar todas sus crisis sin intervención del Estado".Ramonet subrayó que nunca se habían invertido tantos miles de millones de dólares para nacionalizar bancos. “Se está salvando a los capitalistas que han especulado, que han jugado con el dinero y han perdido, haciéndose multimillonarios con primas extraordinarias por haber llevado al sistema financiero internacional a esta crisis”.Fracaso moral y ético:Ramonet manifestó que se trata de un fracaso moral y ético del capitalismo neoliberal, donde “se privatizan las ganancias y se socializan las pérdidas.
Cuando hay pérdidas, las pagan todos los ciudadanos, hasta los más modestos”. Éste es el cinismo del sistema, concluyó Ramonet.El presidente Chávez coincidió con las apreciaciones de Ignacio Ramonet, y trajo a la memoria lo sucedido con la crisis bancaria de 1994-1995 en Venezuela. “El gobierno de entonces se cuidó de darle auxilio financiero a los banqueros, miles de millones de dólares. Esos banqueros se fueron del país con el auxilio financiero y dejaron a miles de ahorristas en la ruina”, concluyó el presidente Chávez.El mandatario subrayó que el Gobierno actual de Venezuela no pone en riesgo el capital de los pequeños ahorristas cuando nacionaliza un banco, a diferencia del gobierno estadounidense.
Socialismo de mercado en la meca del liberalismo

LA BANCA CENTRAL DE EE.UU. SALIO AL RESCATE DE LA COMPAÑIA DE SEGUROS AIG PARA EVITAR SU QUIEBRA. AYUDA MULTIMILLONARIA AL SISTEMA BANCARIO
En una medida inédita, la Fed destinó 85 mil millones de dólares para frenar la caída de la compañía de seguros AIG a cambio del 80 por ciento del capital. Se constituyó en otra meganacionalización de Bush. Existe pánico en el sistema financiero global.
Tras de antier se escribió un nuevo capítulo del socialismo al revés de los Estados Unidos. Después de la estatización de los bancos hipotecarios Freddie Mac y Fannie Mae, la intervención del sector público de la administración Bush se dirigió a una de las tres más grandes compañía de seguro del mundo: American International Group (AIG).

La Reserva Federal, la Secretaría del Tesoro, la gobernación de Nueva York, los gobiernos europeos y asiáticos y los banqueros de las entidades aún en pie estaban convencidos de que AIG no debía caer, porque en ese caso estimaban que provocaría un descalabro de proporciones. Frente a ese temor, la banca central estadounidense implementó una medida sin precedentes: prestó 85.000 millones de dólares al gigante AIG a cambio de una participación cercana a 80 por ciento de su capital. De esta manera, se trata de la tercera estatización estadounidense desde que estalló en toda su dimensión la crisis financiera. El salvataje alivia la situación de la aseguradora, que luchaba contrarreloj por conseguir 75.000 millones de dólares para no quebrar. La firma brinda cobertura de riesgo al mercado financiero internacional y su estado patrimonial era de insolvencia. La intervención de las potencias económicas en jaque financiero no se circunscribió a ese rescate. La falta de liquidez del sistema obligó a las bancas centrales de Estados Unidos, Europa y Japón a volcar al mercado unos 200.000 millones de dólares en total. A la vez, la Fed decidió mantener la tasa de interés en el 2 por ciento. De esta manera, la entidad que conduce Ben Bernanke no convalidó el recorte de un cuarto de punto que el mercado descontaba.
La desaparición de AIG podía desencadenar un sismo en el sistema ya que la gran mayoría de las entidades estaban resguardadas por la supuesta espalda financiera de la aseguradora. Por ese motivo, hasta última hora de anoche trabajaban la Fed en el rescate, como lo hicieran infructuosamente para salvar a Lehman Brothers. La operación involucró al JP Morgan y Goldman Sachs. Por su parte, el titular del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, había adelantado que no habría ayuda directa por parte de la administración Bush, sino que se buscaría los fondos en el sector privado. Sin embargo, no tuvo alternativa: la solución fue poner a la mayor aseguradora del mundo en manos del Estado previo desembolso de 85.000 millones de dólares. El plan fue divulgado al cierre de las operaciones bursátiles luego de que Paulson y el titular de la Fed, Ben Bernanke, se presentaran ante el Congreso para informar esa decisión a los líderes de la Cámara de Representantes y del Senado.
Los directivos de AIG deslizaron que la actividad de los seguros de vida o contra daños estaba funcionando bien. Sin embargo, los problemas que amenazan la supervivencia de la aseguradora se originan en los negocios financieros riesgosos que había encarado, que funcionaba como un banco de inversión. “Si el gobierno repetía la jugada temeraria que llevó a cabo con Lehman y dejaba caer a AIG, el mercado se iba a convertir en una ruleta rusa”

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online