martes, 16 de diciembre de 2008

REVELAN NUEVOS DOCUMENTOS DESCLASIFICADOS

El apoyo de Washington a CAP fue fundamental para la implementación de políticas neoliberales en América latina, segun documentos desclasificados
Por Eva Golinger
10 Diciembre 2008
Documentos recientemente desclasificados por el Departamento de Estado de EEUU bajo una solicitud realizada por los investigadores Eva Golinger y Jeremy Bigwood revelan el inmenso apoyo de Washington al gobierno corrupto de Carlos Andrés Pérez en Venezuela. Los más de 40 documentos que el Departamento de Estado desclasificó – algunos parcialmente – indican la gran preocupación que tenía el Gobierno de Estados Unidos frente a la insurrección militar liderada por el actual Presidente Hugo Chávez el 4 de febrero de 1992. Los documentos, los cuales los investigadores harán públicos durante los próximos días, incluyen material clasificado como "secreto", tal como memoranda interna discutiendo como presionar a los Fuerzas Armadas venezolanas para que se subordinen a los intereses de Washington, guías de prensa que indican los lineamientos y la posición de Washington frente a los sucesos del 4 de febrero de 1992 y hasta un documento titulado "Lectura de Noche para el Presidente", un memoranda sobre lo ocurrido en Venezuela esa fecha redactado para el entonces Presidente George H.W. Bush.
Los documentos indican un apoyo firme a Carlos Andrés Pérez, a pesar de clasificar su gobierno como "tolerante de la corrupción" e incluso indican en un documento secreto que fue parcialmente desclasificado que "la amante de CAP, Cecilia Matos, y miembros de su entorno principal han sido responsable por algunas de los recientes excesos corruptos más atroces…"
También mencionan en un documento que para la fecha del 4 de febrero del 1992 solo el 57% de la población comía más de una vez al día. Eso significa que más de 40% de los venezolanos y las venezolanas solo comían una comida diaria durante las llamadas gobiernos de la "democracia representativa." Hoy en Venezuela, con los programas del gobierno socialista y revolucionario del Presidente Hugo Chávez, como Mercal y las Casas de Alimentación, la gran mayoría de los venezolanos y las venezolanas comen bien.
Otros documentos hacen referencia a la suspensión de garantías constitucionales por parte del gobierno de CAP, incluyendo la suspensión del derecho de libre tránsito; la suspensión de derecho de la privacidad del hogar (explícitamente decía en el decreto de CAP que las casas privadas podían ser revisados y allanados sin previo aviso por las fuerzas de seguridad de estado); la suspensión de la libertad de expresión y pensamiento; la suspensión del derecho a la libre asociación, la suspensión del derecho a protestar y manifestar; y la suspensión del derecho de poder ir a huelga como forma de protesta. Interesantemente, el gobierno actual del Presidente Chávez, aunque clasificado "dictatorial" y "represivo" por la oposición venezolana (que representa los partidos que gobernaban anteriormente) y los medios de comunicación nacionales e internacionales, jamás ha suspendido ni un solo derecho constitucional, a pesar de golpes de estado y constantes actos de desestabilización e injerencia que atentan contra la democracia venezolana.
Algunos documentos también hacen referencia a personajes políticos, como el recién electo alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, quien en aquel momento era el gobernador de Caracas, y su apoyo incondicional al gobierno corrupto y represor de Carlos Andrés Pérez. También hacen referencia al dirigente político Pompeyo Marquez, quien a pesar de representar otro partido político, el MAS, que era rival del partido Acción Democrática del entonces presidente Carlos Andrés Pérez, expresó su apoyo y respaldo incondicional al gobierno de CAP aquel 4 de febrero de 1992.
Finalmente, un documento secreto parcialmente desclasificado habla de la necesidad de traer la Agencia Internacional del Desarrollo de EEUU (USAID) y la National Endowment for Democracy (NED) a Venezuela para apoyar las políticas neoliberales de Carlos Andrés Pérez en vista de su pérdida de popularidad nacional. Fue la primera vez que EEUU proponía traer estas agencias intervencionistas a Venezuela para respaldar sus intereses y realizar tareas de "fortalecer la democracia", según Washington. Aunque la USAID no se instaló en aquel momento (llegó en junio 2002 después del golpe de estado contra el actual Presidente Chávez para apoyar el movimiento opositor) la NED si llegó a Venezuela con financiamiento y asesoría estratégico a diferentes ONGs y partidos políticos venezolanos, incluyendo la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) y Fedecámaras. Claramente, el documento dice que la presencia de la NED o la USAID en Venezuela sirviría para "fortalecer la posición política de CAP" en Venezuela.

Cabe destacar que otros documentos mencionan que la población venezolana estaba muy descontenta con las "contribuciones" del gobierno de CAP al exterior. En aquel momento, el gobierno de CAP donaba más de 1.88% del PNB a países extranjeros y organizaciones internacionales – cifra que supera lo recomendado por las Naciones Unidas para países considerados desarrollados (la cifra recomendad es 1%).

A diferencia del gobierno del Presidente Chávez, que también es atacado por sus inversiones internacionales, CAP regalaba el dinero a otros países y organizaciones internacionales sin nada a cambio, mientras que el Presidente Chávez entra en acuerdos bilaterales y multilaterales que intercambian bienes y servicios y en ningún momento simplemente donan los recursos y la riqueza venezolana a actores extranjeros sin tener un beneficio para Venezuela.
Los documentos originales están en proceso de traducción y pronto estarán disponibles al público.

1 comentario:

Abajo los gringos arriba Evita dijo...

esa gringuita esta bella

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online