domingo, 1 de agosto de 2010

La paz es el arma de los que tienen razón

La paz es el arma de los que tienen razón
El mensaje a las jóvenes generaciones es un acto revolucionario obligado, hay que decirles que su planeta y su futuro se están jugando en las intenciones mortuorias de un imperio agónico.
Raúl Bracho
Quiero poner de nuevo sobre el tapete las llamadas “Bases de Paz” con que en Latinoamérica respondimos ante la implantación de las 7 bases norteamericanas en Colombia. Quiero hacerlo ante la amenaza de una conflagración nuclear a la que nos alerta nuestro comandante Fidel Castro debido a su interpretación de los movimientos políticos militares del imperialismo yanqui y las fuerzas sionistas que se adelantan para agredir a Irán y las serias amenazas de guerra hacia Venezuela por parte de Colombia, que como lo escribí hace poco, obedece no solo a un ataque en contra de las fuerzas revolucionarias del socialismo suramericano, sino también a la estratégica necesidad de combustible que requerirá el imperio para sus planes contra Irán.
El imperio sabe muy bien que no se tratará de una guerra más a las que estamos acostumbrados, agredir a Irán será cambiar la relación de todo el sistema mundial. Se hace difícil entenderlo, cuando Fidel nos habla de un mundo sin mercado, sin dinero, sin participación del capital, que ha sido la base fundamental de la misma sociedad por eso llamada capitalista, es algo difícil de entender. ¿Cómo entonces seguirá funcionando el sistema? Lo terrible de la respuesta a esta interrogante es que el dinero será sustituido por el terrorismo, por la muerte, por el miedo y por una dominación salvaje que se llevará por delante todos los conceptos de dignidad y de justicia. El ser humano ya no tendrá derechos, desaparecerá todo el supuesto orden democrático y desaparecerá el valor de lo que pensemos los habitantes del sistema, tanto de derecha como de izquierda. La dominación será sustentada por la guerra, por el sometimiento a la fuerza y entonces viviremos un mundo en donde desaparecerán y morirán por hambre millones de seres humanos, para el imperio solo será necesaria una parte de ella que trabaje en la explotación de los recursos para sustentar su industria de dominación y para producir las necesidades básicas tan solo den selecta población. Las bolsas de valores, los bancos, el negocio, la empresa privada, todos estos valores serán arrasados por un nuevo modelo imperial de dominación con instrumentos de guerra insospechados, los campesinos sembrarán para alimentar a la clase gobernante y tan solo recibirán su pago en comida o sino morirán, no habrá escuelas solo caos.
Dibujarse en la imaginación esta pesadilla es algo que detesto, es un mundo inaceptable y ante el que debemos combatir a tiempo con muchísima inventiva, como nos los pide Fidel en su alocución a la juventud en esta semana.
Es por ello que me recordaba de “Las Bases de Paz”. Toda una red nacional e internacional de éstas bases se constituyeron a nivel mundial para enfrentarse a las bases norteamericanas. Creo que es hora de replantearse la creación de las bases de paz como primera respuesta mundial a la amenaza de una guerra de consecuencias tan terribles. Las bases de paz creadas de forma espontánea por quienes ya tienen conciencia del riesgo ante el que nos encontramos, deberán comenzar por denunciar y masificar esta amenaza, por despertar conciencia histórica del destino que nos aguarda sino reaccionamos. Las bases de paz comenzarán a ser células generadoras de respuestas. Marchas en todas las ciudades oponiéndose al más mínimo intento de agresión a Venezuela o Irán, denuncias de cada movimiento imperial, movilizaciones internacionales, en fin ser la voz de un planeta que se resiste a morir por el dantesco peligro de la radioactividad que nos mutaría en monstruos viviendo en cuevas y transformándonos quien sabe en que cosa.
El mensaje a las jóvenes generaciones es un acto revolucionario obligado, como lo asumió el camarada Fidel, debemos de asumirlos todos los revolucionarios, hay que decirles que su planeta y su futuro se están jugando en las intenciones mortuorias de un imperio agónico. Que el enemigo imperial apuesta a que todo se destruya antes de desaparecer solo él. Que solo la gran fuerza de amor por vivir, del deseo de preservar, de la más intestina supervivencia nos dará las armas para desarmar esta ofensiva final y lograr que se logre una victoria ante la pesadilla que comenzamos a vivir.
Las Bases de Paz deben comenzar a actuar de manera inmediata, cualquier lector no necesita más que su conciencia y su imaginación para empezar a crear después de terminar esta lectura, las bases de paz son las bases de la vida, la paz no es solo que no existan guerras, las bases de paz son la denuncia final y la victoria ante una guerra que nunca ha cesado de explotar y agredir a la especia a la que pertenecemos.
Se que la juventud con su fuerza tan intensa, con su gran amor a poder disfrutar de su propia vida, se levantará como un gigante invencible y preservaremos la esperanza y el sueño por el que siempre ha luchado la humanidad.
¡Venceremos!

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online