martes, 17 de agosto de 2010

Caos urbanístico, tráfico y trabajo

Caos urbanístico, tráfico y trabajo
GUSTAVO J. MATA
Santiago Ramón y Cajal vive sus veintitantos en El Hatillo. Trabaja en el centro de Caracas. Se levanta de madrugada y contempla el duro día que le espera. Respira hondo, hojea por unos minutos las Meditaciones de Marco Aurelio y sale al estacionamiento. Si todavía no se ha armado la cola es posible que llegue en una hora a Carmelitas. Si la cola ya comenzó tardará hasta tres horas.
Antonio Padrón se levanta oscuro en los Frailes de Catia. En la calle rondan los malandros. Se persigna, sale y busca la protección de otros vecinos que también van a trabajar. Con suerte llegará a El Hatillo en dos horas. Para ganar 150 bolívares fuertes haciendo un jardín.
“¿Por qué hay tanta cola en Caracas?”, pregunté a un sargento de tránsito en El Hatillo. “Por el caos urbanístico. Se construyen desarrollos sin hacer primero la vialidad”. Tiene razón, las vías no dan más y sin un sistema de transporte seguro y eficaz un vehículo particular es una necesidad. Es así que las calles se llenan de carros.
Al exceso de vehículos, al transporte público inadecuado y al colapso del sistema vial se agrega otro problema: el abuso de muchos conductores que manejan con infantil desprecio por los derechos del otro. Este abuso se agrava por la parálisis de las autoridades competentes,
LA ALCALDÍA DE EL HATILLO ES INEPTA, CORRUPTA Y CHAPUCERA

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online