sábado, 24 de marzo de 2012

Venezuela: La opción golpista de la oposición

Venezuela: La opción golpista de la oposición

por Alfredo G. Pierrat (PL)
Sábado, 24 de Marzo
A menos de siete meses de las elecciones presidenciales fijadas para el 7 de octubre próximo, el escenario político venezolano está marcado por el impresionante y creciente respaldo de las grandes mayorías populares hacia el presidente Hugo Chávez.

Los resultados de todas las encuestas realizadas en los últimos seis meses otorgan al actual mandatario y candidato a la reelección una cómoda ventaja en esos comicios, que debe crecer -o al menos mantenerse- en la medida en que la población menos favorecida, que es mayoritaria, gane más conciencia de las ventajas de un proyecto político concebido para mejorar sus condiciones de vida.

En febrero pasado, las formaciones políticas opositoras eligieron en comicios internos como candidato único para enfrentar a Chávez en octubre a Henrique Capriles Radonski, un genuino representante de poderosos grupos económicos nacionales estrechamente vinculados a transnacionales foráneas.

La elección de Capriles Radonski evidencia que la oligarquía venezolana ha decidido tomar directamente en sus manos la dirección de la campaña electoral para volver al gobierno, dejando a un lado intermediarios tradicionales que compartieron la conducción del Estado durante décadas, como los partidos Acción Democrática y Copei, según el criterio de numerosos analistas.

Aunque la campaña electoral comienza oficialmente el agosto, desde muy temprano la oposición ha comenzado a promover a su candidato, pero, sobre todo, a realizar acciones dirigidas a crear desasosiego y temor en la población, como parte de una muy orquestada estrategia desestabilizadora en la que los medios de difusión privados desempeñan un papel de primer orden.

Detrás aparece ocasionalmente de manera pública la mano de Washington, que no esconde su aversión por el gobierno de Chávez, por intermedio de especialistas de la subversión como Róger Noriega, entre otros.
Pero ante la certidumbre de una casi inevitable reelección del gobernante en la cita, algunos analistas caraqueños han comenzado a barajar otros caminos a seguir por parte de la oposición.
Se afirma, por ejemplo, que la oligarquía venezolana, en connivencia con Estados Unidos, desarrolla una estrategia golpista para volver al gobierno.
Esta es la tesis expuesta en un artículo publicado el 15 de marzo por el capitalino diario Vea, en la columna Un Grano de Maíz, del periodista Toby Valderrama, bajo el título Extraña Campaña.

Extraña campaña
"Los gringos y sus agentes nacionales están desarrollando una extraña campaña electoral. Si un observador analiza los pasos que dan no tendría dudas en concluir que la campaña no busca votos, al contrario, se trata de una estrategia golpista", dice el artículo en su primer párrafo.

El autor respalda esa tesis describiendo cinco componentes de la estrategia opositora en esa dirección, comenzando por las acciones dirigidas a crear "la imagen de un Chávez tiránico que amenaza la paz de los países del norte y hace alianza con el narcoterrorismo internacional".
"Lo mismo hicieron con Sadam y Kadaffi, y ahora lo hacen con Siria. Necesitan justificar para buscar apoyo en la opinión pública gringa y europea para el golpe. La inteligencia israelí es muy activa en esa tarea", escribe.

De acuerdo con el segundo componente expuesto por Valderrama, "magnifican la enfermedad del Comandante, lo sacan de la contienda política, 'si siguiera sería un mártir', construyen el célebre 'vacío de poder', ahora por enfermedad".
"De allí las declaraciones de médicos y periodistas pronosticando desenlaces. De esta manera preparan la justificación del golpe, que ya no sería contra Chávez".
En el tercer componente, el artículo expone que "dada la supuesta situación de vacío, mediáticamente creada, inventan que unos generales bolivarianos darán un golpe para resguardar sus intereses".

Esto se une con lo expuesto por Valderrama más adelante, en el quinto componente, en el que señala la estrategia opositora de ataque a los altos mandos y oficiales superiores de las Fuerzas Armadas, en un intento de "resquebrajarla, sembrar dudas, abrir camino y calmar la vergüenza de la traición".
Destaca en el artículo la descripción de otra línea de acción opositora dentro de esa estrategia, dirigida al sector petrolero, la más importante industria del país y fuente de la mayor parte de los ingresos externos de Venezuela.

"El candidato gringo, Capriles, y el resto de la oposición, centran su campaña en contra de Pdvsa (la empresa estatal Petróleos de Venezuela, S.A,) y de su presidente. Surge una pregunta: ¿por qué ese empeño en contra de la petrolera si están en campaña electoral, si allí no están los votos", dice el artículo.

"La respuesta -explica- es sencilla: tratan de desmoralizar a los trabajadores petroleros, de aislarlos de sus líderes, de garantizarles una estabilidad engañosa, porque desactivar a los petroleros es una pieza fundamental del golpe".
Y agrega seguidamente: "Los gringos analizaron que la descomunal agresión contra la patria, el sabotaje petrolero (2002-2003), la paralización total del país, les falló por la resistencia heroica de los trabajadores petroleros, sus líderes, el pueblo y los militares. Usan la guarimba electoral para hacer su trabajo de zapa".

"Los pasos están claros, estamos sumergidos en una batalla dirigida por oficinas de inteligencia europeas, gringas e israelíes. Se trata de yugular el ejemplo de la Revolución Bolivariana", concluye el autor del artículo.

En ese sentido, llama a enfrentar la agresión: "Lo primero -dice- es unidad alrededor del Comandante, las consignas ¡Con Chávez todo, sin Chávez nada! Y ¡Con Chávez resteados! Deben guiar las movilizaciones, y cada movilización que sea un alerta al gringo y también una acción formadora e informadora

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online