domingo, 26 de julio de 2009

SE CONMEMORARON 10 AÑOS DE LA CONVOCATORIA A UNA ASAMBLEA CONSTITUYENTE

Conmemoran y reivindican diez años de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. Una sesión especial en la Asamblea Nacional reivindica el llamado hecho por el Presidente Hugo Chávez para convocarla, en 1999, que creó una nueva Constitución, apoyada y aprobada por el pueblo venezolano.
Otros países, como Ecuador y Bolivia, siguieron el ejemplo. Honduras vive una batalla política porque la ultraderecha de ese país no quiere una refundación del país.
En el marco de la celebración del décimo aniversario de la Asamblea Nacional Constituyente, el presidente Hugo Chávez exhortó al poder legislativo, " a acelerar la discusión y aprobación de leyes revolucionarias en todos los ámbitos de la vida nacional". "Un ejemplo nada más es la Ley Electoral (...) que es anterior a esta Constitución.
Yo no soy juez, no me corresponde a mi decirle, le corresponde al Tribunal Supremo, querida magistrado Luisa Estella Morales, pero a mi me parece que muchas de esas leyes son inconstitucionales (...) ¿Cómo nos vamos a regir nosotros todavía por leyes inconstitucionales, diez años después de elegida la Asamblea Nacional Constituyente, plenipotenciaria, revolucionaria?", explicó el mandatario durante su discurso en el Parlamento
El Presidente Chávez, criticó fuertemente a los presidentes Oscar Arias y Álvaro Uribe, al primero por la mediación en el caso de Honduras y al segundo por el establecimiento de bases militares estadounidenses en territorio colombiano, durante el discurso que pronunció este sábado en la Asamblea Nacional, con motivo del décimo aniversario de la Constituyente. "Lo tengo que decir: es lamentable el papel del presidente Oscar Arias", dijo el presidente Hugo Chávez, durante su discurso como orador de orden en la celebración de los diez años de la apertura de la Asamblea Nacional Constituyente, que le permitió modificar la Constitución de 1961. "Ahora, Arias, dice que la acción del presidente Manuel Zelaya de acercarse a las fronteras de Honduras y tratar de ingresar a su país, del cual es el presidente, no es el camino", dijo Chávez. "Y a los pocos minutos salió la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, a decir lo mismo. Sin duda está repitiendo lo que le ordenaron del departamento de estado, y eso es indigno de un presidente latinoamericano. ¿Entonces cuál es el camino? ¿Una rendición?" Dijo que la última vez que había hablado con Zelaya le advirtió que los diálogos para la paz, propuestos por el presidente Arias, eran una trampa, pues serían una forma de "ganar tiempo" para ratificar el gobierno de facto de Roberto Micheletti. "Estoy seguro que Oscar Arias recibe instrucciones del departamento de Estado", repitió. "Ahí lo que se está buscando es congelar la batalla para llegar a las elecciones de noviembre. Cualquier gobierno que surja de este golpe de estado, incluso de unas elecciones, jamás será reconocido por nosotros".
Chávez también criticó nuevamente la decisión del gobierno de Colombia de permitir la presencia de soldados estadounidenses en cuatro nuevas bases. "Colombia está siendo convertida en plataforma para agredir a los pueblos hermanos, y yo tengo la obligación de denunciarlo al mundo", dijo. "Espero que el presidente de Colombia se detenga un momento a razonar por las consecuencias que este hecho puede traer en los próximos años". Consideró que al presidente de Estados Unidos Barack Obama "se le está derritiendo la careta". "Él debe saber que si se enfrenta al Imperio termina muerto, y seguramente prefirió vivir, y dejar hacer y dejar pasar. Eso presenta un cuadro aún más peligroso. El imperio sin jefe es más peligroso que el imperio con jefe". Repitió lo que le había dicho el presidente de Bolivia, Evo Morales, que le propuso que se empezara a discutir la unidad militar de los países del Alba.
Problemas del país
Durante el discurso de orden, Chávez pidió a los miembros de gabinete "mayor entrega" para solucionar las problemáticas que aún acosan al país. Reconoció, entre otras cosas, que los resultados de la misión Sucre han desmejorado, y en especial tocó el tema de la inseguridad. "El problema está ahí en las calles", dijo. "Y se puede decir que la oposición exagera, que los medios mienten, y es verdad, pero está ahí.
Es un problema que hay que enfrentar con mayor eficiencia. Los resultados en esa materia son aún modestos". A pesar de ello, sin embargo, aprovechó para reconocer el trabajo que ha hecho el ministro del Interior, Tareck El-Aissami, en materia de inseguridad.
"Un millón por cero es igual a cero", dijo el presidente Chávez, refiriéndose a que el mayor esfuerzo no sirve de nada si no hay resultados. Añadió que "no puede haber excusas" para que haya desabastecimiento de cualquier producto, como el azúcar. "No puede haber excusas, que si hay retardo, que si esto u otro. Porque si tú me vas a decir que los centrales azucareros privados acaparan y producen sólo para las bebidas exquisitas o para galletas, entonces tú fírmame y pasa eso por escrito, porque yo expropio a cualquiera y lo paso a propiedad social", dijo el Presidente.
“Los acaparadores deberían estar en prisión, es un acción de todos no es un problema de la fiscal o sólo del Presidente, el pueblo organizado, los ministros, viceministros, gobernadores y fiscales no permitamos que eso siga ocurriendo. Mis facultades son modestas, pero les aseguro que pondré cada una de esas facultades a la orden para solucionar ese problema", instó.
Chávez también criticó que aún haya leyes de educación "hechas durante la oligarquía", y pidió que se acelerara la discusión y aprobación de nuevas leyes en ese ámbito. Aseguró que se contaba con el pueblo y también "con la más férrea oposición de la burguesía". "Si nosotros propusiéramos una ley que no tuviera oposición de la oligarquía, esa ley no serviría", dijo. Añadió, antes de aclarar que no lo estaba solicitando: "si ustedes consideran que necesitan mayor apoyo, pues habilítenme nuevo".

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online