lunes, 23 de junio de 2008

Felicitaciones a los Abogados en su día les desea el PSUV El Hatillo

A propósito del 23 de junio... (Día del Abogado)
El rol del abogado en nuestros días
Es importante conocer porqué el Día del Abogado se celebra en Venezuela el 23 de junio, he aquí el origen de la fecha: Un 23 de junio de 1772 nace en Trujillo Cristóbal Mendoza, destacado prócer de nuestro país; se recibe como Licenciado en Artes, luego como Abogado y más tarde como Doctor en Derecho Civil y Canónico. A la par de sus estudios participó activamente en la defensa de los indígenas de la zona barinesa, lugar desde el cual lanza junto a otros patriotas la proclama independentista: "Paz y tranquilidad son nuestros deseos. Morir o ser libres nuestra divisa".
El 5 de julio de 1811, siendo diputado electo por la Provincia de Barinas, se le designa para encabezar el primer triunvirato que gobernaría un país conmocionado e inestable, sería entonces el primer presidente de Venezuela. Al caer la Primera República se une a la gesta libertaria. Bolívar lo nombra Gobernador de Mérida y más tarde Gobernador Político de Caracas. Mendoza propone en el Cabildo de Caracas de 1813, que se le confiera a Simón Bolívar el título de Libertador. Siguió su lucha en el quehacer histórico hasta que la traición de la cual fue víctima El Libertador lo separó de la vida pública, muriendo el 8 de febrero de 1829.
Traigo a colación muy sucintamente la vida de este importante prócer porque la fecha de su natalicio fue escogida para la celebración nacional del Día del Abogado, ello le deriva a todo profesional del Derecho en Venezuela un gran compromiso en sus actuaciones. Es el momento histórico de reivindicar el ejercicio de esta profesión, la tarea ineludible de defender lo que se denomina estado de derecho; en este sentido no puede pensarse en el simple lucro sino en la responsabilidad colectiva en defensa de los principios constitucionales, de encarar sin timidez al abuso de poder, la desidia, la impunidad, la omisión y la corrupción, aspectos que tanto daño causan a la colectividad, pervirtiendo las cimientes de una patria que puja por superar con abnegación y decoro las consecuencias de nefastas actuaciones que desde las instituciones públicas y privadas han desconocido e intentan aún hoy algunos, desconocer los derechos constitucionales de la ciudadanía, reflejados muchas veces en casos particulares pero repetidos obscenamente y en otros colectivamente, en desmedro del bien común.
El abogado como profesional no sólo debe dedicarse a trabajar para el sustento, tiene un deber ético inexorable desde el momento en que se recibe y es precisamente la defensa del contenido constitucional, ser vigilante de los derechos ciudadanos, de la aplicación de la justicia y que ésta no sea tan ciega como para condenar inocentes y perdonar delincuentes, sean comunes o corruptos porque la impunidad deriva en arbitrariedad, atropello, iniquidad, en fin, en algo tan denigrante para cualquier sociedad como viene a ser la injusticia que es una afrenta para todos los pueblos del mundo.
Venezuela ha cambiado sus paradigmas, el rescate de los valores va en ascenso, no podemos menos que hacer votos por la concientización de ese ser humano nuevo y con ello de ese profesional valeroso, justo y sobre todo sensible, como bien lo expresara Ernesto Che Guevara: "Si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, entonces somos compañeros". La tarea es superar los antivalores, dignificar la profesión y defender los derechos ciudadanos dando pasos en la conquista de la Patria bonita que cantaba Alí Primera. Salud y felicidad a todos los Abogados en su día. * Ex Defensora del Pueblo del estado Miranda
Tomado de La Voz. Por Judith Hernández; Ex Defensora del Pueblo del estado Miranda

1 comentario:

Guillermo dijo...

Recibimos este comentario, nos parecio interesante saber que tenemos en nuestras filas a una descendientes de Patriotas.
Gracias Sol

Gracias Guillermo.
Es gratificante recibir una salutaciòn en este dìa, sobre todo cuando la profesiòn del derecho ha sido tan vilependiada por el uso desleal, humillante y denigrante que hacen otros compatriotas.
Quiero recordarte, sino lo sabes, que soy descendiente del Lic. Francisco Aranda, mano derecha del Libertador en la redacciòn de documentos, el ùltimo el de la Proclama de Ocaña el cual no se llevò a efecto. Fue el primer ministro de hacienda, de cultura, etc. y el autor del primer Código de Procedimiento Civil. Sus restos estàn en el Panteòn Nacional, en la nave izquierda. Toda la familia nos sentimos honrosos de ser descendientes directos de Francisco Aranda, porque se mantuvo LEAL HASTA EL FINAL A SIMON BOLIVAR.
Gracias otra vez,
Sol Aranda.

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online