domingo, 29 de enero de 2012

Cayapa bolivariana para derrotar la pobreza extrema



CAYAPA BOLIVARIANA PARA DERROTAR LA POBREZA EXTREMA

Por Antonia Muñoz

28.ene.2012


Si el ex Presidente Luis Herrera Campins recibió una VENEZUELA HIPOTECADA, el Presidente Chávez recibió una VENEZUELA ARRUINADA desde el punto de vista Fiscal, ya que quienes habían usufructuado el petróleo por muchas décadas, apenas si pagaban impuestos y regalías. De ñapa, el barril de petróleo lo encontramos a 7 $, como quien dice, “a precio de gallina empestada”; porque sería exagerado decir que lo pagaban a precio de gallina flaca. El Presidente Chávez siempre recuerda que durante el primer año de su gobierno tuvo dificultades hasta para pagar los salarios, por lo tanto, era imposible pensar en inversión.


Sólo los mezquinos y los envidiosos son capaces de negar los esfuerzos hechos en revolución para recuperar PDVSA y los precios del petróleo, y así contribuir a disminuir la brecha socio-económica entre las y los venezolanos. También Es bueno recordar que en ese entonces no existía el SENIAT, cuya eficiente recaudación durante la revolución contribuye a financiar parte de la inversión social que hoy en día hace el Estado Venezolano.

El Presidente Chávez también recibió una VENEZUELA EMPOBRECIDA, porque según el reporte del 2011 del Instituto Nacional de Estadística (INE) , en el año 1998, 49% de los hogares venezolanos vivían en pobreza general y 21% vivía en pobreza extrema. Estos datos los obtiene el INE tomando como base el ingreso por hogar. Se consideran hogares en POBREZA GENERAL, aquellos cuyas ingresos totales, sólo les permiten cubrir la cesta alimentaria y algunas necesidades básicas que pudieran ser: alquiler, agua y luz, pero no les alcanza para cubrir transporte, vestido, medicina, etc. El INE considera que un hogar vive en POBREZA EXTREMA cuando sumando el ingreso de todos sus miembros en edad de trabajar no se cubre ni siquiera el costo de la cesta alimentaria. Estos son los más pobres entre los pobres. A estos son los hogares que están dirigidas las misiones Hijos de Venezuela y Adulto en Amor Mayor. Aunque la oposición irracional que tenemos en Venezuela le niega a la revolución la sal y el agua; para el primer semestre del 2011, la pobreza general había descendido a 27, 4 % y la pobreza extrema descendió hasta 7.3 %.

Ahora, es importante recalcar que esta disminución de la pobreza no ocurrió por obra y gracias del Espíritu Santos. Ocurrió gracias a que Dios da a los hombres libre albedrío; y de esta manera, hay hombres y mujeres que el poder delegado por el pueblo lo utilizan para servirse y hacer negocios. Esos son los gobernantes que empobrecen material y espiritualmente a los pueblos. Sin embargo, hay hombres y mujeres que utilizan el poder para servirle con devoción y honestidad al pueblo que se lo delegó. De esta manera, buena parte de los ingresos del país lo colocan en los sectores sociales que mejoran las condiciones de vida de las mayorías, como educación, alimentación, salud, servicios básicos, capacitación y organización de las comunidades para que ejerzan su protagonismo, etc. No es casualidad que en estos 12 años, el 62% del presupuesto del gobierno bolivariano haya sido dirigido al área social y en la cuarta República sólo el 36,9%.

En relación a lo anterior, ¿Qué tiene de cuestionable que con el petróleo que es de todos y todas, se subsidie los alimentos para el pueblo más pobre? Por qué criticar las casas de alimentación donde se le ofrece al menos una comida completa a los grupos humanos más vulnerables? ¿Por qué no darle un apoyo monetario por un tiempo determinado a las madres pobres, que muchas veces son madre y padre, mientras se capacitan en la Misión Madres del Barrio, o mientras estudian en la Misión Robinson o Ribas? Todas estas estrategias y las que no se mencionan por falta de espacio y porque son harto conocidas, disminuyen la exclusión y la pobreza, y sin ninguna duda, acortan la brecha entre ricos y pobres, lo cual permiten una mejor y más justa distribución de la riqueza del país que es de todas y todos.

A este 7.3 % de hogares pobres que después de 12 años de gobierno bolivariano aún persiste, es al cual debemos hacerle la cayapa desde varios flancos. Por un lado a través de la Misión Hijos de la Patria. A los hogares con ingreso inferior al sueldo mínimo se les da un apoyo financiero con base a Bs 430 o 600 (si tiene alguna discapacidad) por hijo hasta un máximo de tres, mientras que los adultos en edad y en capacidad de trabajar se formen en un oficio que más adelante les permita ganarse la vida con su propio esfuerzo.


Este aporte es permanente y sin límites de edad en el caso de personas con severa discapacidad. Como quien dice, se les da el pescado mientras aprenden a pescar, aunque deben comprender que BF 1290, sólo alcanzaría para comprar los alimentos subsidiados de MERCAL. En esta cayapa o guerra declarada a la pobreza extrema también contribuyen las Misiones: Adulto en Amor Mayor y Saber y Trabajo. Por supuesto que esta última no está dirigida sólo a los miembros de los hogares pobres, sino a todos los desempleados.


No es populismo ni proselitismo, es una continuación de la lucha integral para abatir la pobreza extrema que aún nos queda en Venezuela, a pesar de los esfuerzos realizados durante 12 años

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online