viernes, 3 de agosto de 2012

Este domingo 5 de agosto nos reuniremos en la plaza Bolívar de Caracas para conmemorar el 183 aniversario de la predicción bolivariana sobre el carácter imperialista de los Estados Unidos.

Sirva la ocasión para ofrendar a nuestro Libertador con nuestra palabra y nuestro compromiso.

Salud y larga vida al Comandante Hugo Chávez!

DECLARACIÓN del CENTRO NACIONAL ANTIIMPERIALISTA SIMÓN BOLÍVAR

Este 5 de Agosto de 2012 se cumplen 183 años de aquella carta que El Libertador escribió en Guayaquil a su amigo, el Coronel Patricio Campbell, donde afirmó con profunda visión estratégica: “los Estados Unidos que parecen destinados por la providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad”.

Impresionante cualidad visionaria de Bolívar, adquirida en esa vivencia intensa de sus circunstancias políticas, en el estudio del pensamiento científico de su época y en la apasionada entrega a la causa de la emancipación de nuestros pueblos.

Bolívar fue antes que nada un combatiente antiimperialista. Comandó la lucha continental contra el imperio español, al que derrotó, y logró advertir los rasgos imperialistas que apenas se asomaban desde las fauces de un nuevo poder opresor.

Tras la muerte de Bolívar, el siglo XIX vio los despojos que Estados Unidos causó a la nación mexicana, a la centroamericana y a la región caribeña. Sucesivas intervenciones, complots políticos y guerras amañadas, les sirvieron para adueñarse de ingentes recursos e imponer su modelo de dominación neocolonial a esa geografía.

El siglo XX ha sido testigo del desarrollo acelerado y consolidación de ese poderío imperialista. A donde llegan las facturas de las empresas gringas, allí mismo llegan las botas del aparato militar más descomunal e irracional de la historia humana.

Con la fuerza que acumuló plagando a Nuestra América de miseria en nombre de la libertad, Estados Unidos llegó a ostentar esa hegemonía imperialista mundial que hoy presenta signos de agotamiento físico y ansiedad megalómana agravada.

Pero estemos claros que el imperialismo no se suicida ni se resigna a perder poder. Sólo la lucha consciente de los pueblos hará caer algún día esa fuente de dolor y destrucción.

Porque es una verdad incontrastable, que hoy más que nunca la vía para construir un mundo mejor es la lucha antiimperialista.

El imperialismo es la aberración de la contemporaneidad, la maldición de nuestro tiempo, la plaga que azota al mundo con guerras absurdas, hegemonía del capital voraz, pobreza estructural y amenaza del fin de la existencia humana.

Por eso los continuadores de la gesta independentista, a la luz de la Doctrina Bolivariana y el pensamiento científico revolucionario, tenemos como prioridad la lucha antiimperialista, que no es solo por la liberación de nuestro país, sino que lo es por la liberación de nuestros pueblos hermanos y por la construcción del socialismo como sueño emancipador de la humanidad.

Una vez más invocamos el llamado unitario de El Libertador para asegurarnos los avances necesarios en el camino estratégico. Repetimos lo que hemos afirmado en diversas coyunturas, y que es línea política permanente, la unidad es la madre de todas las victorias, el sectarismo es padre de todas las derrotas.

Exigimos la liberación inmediata de los Cinco Héroes cubanos secuestrados por el Estado terrorista yanqui y el cese del bloqueo y otras acciones hostiles hacia Cuba.

Condenamos enérgicamente la invasión mercenaria a Siria; y la amenaza sionista de emprender una guerra nuclear a nivel mundial con sus falacias antiiraníes. Nos solidarizamos con el valiente pueblo de Irán, y con la causa árabe en Siria y Palestina.

Denunciamos la odiosa presencia de las bases militares imperialistas en territorio de Nuestra América y El Caribe, y la realización de maniobras bélicas, que son una ofensa a nuestra soberanía e infestan de inestabilidad nuestros esfuerzos democráticos por construir una zona de paz perpetua en el continente.

Celebramos los triunfos diplomáticos del liderazgo del Comandante Hugo Chávez, concretados una vez más con nuestro ingreso a MERCOSUR.

Los esfuerzos del Gobierno Bolivariano de Venezuela inspiran a los pueblos a seguir soñando con un mundo justo, multipolar y pluricéntrico, que sea garantía de paz perdurable y equilibrio universal. Es Objetivo Histórico de nuestra Nación Bolivariana.

Bolívar Antiimperialista en el siglo XXI

Siempre es oportuno discutir el significado de ser bolivariano. ¿Qué deberíamos entender por la condición de ser bolivariano? ¿Existe un bolivarismo, como lo llamara Indalecio Liévano Aguirre, uno de los más densos biógrafos de El Libertador? ¿Tiene sentido y vigencia hablar de la Doctrina Bolivariana en los umbrales del tercer milenio?

Cuando recientemente voceros de la derecha venezolana decían que hace falta un presidente que deje descansar en paz a Bolívar, ¿se referían a enterrar definitivamente el pensamiento y el legado de Simón Bolívar?

Nos han recordado –seguro sin quererlo- aquella canción de Alí Primera, Bolívar Bolivariano, donde un precoz Gollito Yépez decía que la oligarquía iba cada 17 de diciembre a llevarle flores al Panteón, para “asegurarse que esté bien muerto Libertador, bien muerto”.

El revolucionario cubano José Martí, en contrario, opina que Bolívar aún tiene que hacer en América. Y yo estoy de acuerdo con él.

La vida y obra de Bolívar en sí mismas son un aporte de enseñanzas, valores, retos, sacrificios, logros y hasta aventuras. No reconocer esos aportes es una necedad.

¿Es que acaso no hay una relación entre las experiencias de la ALBA, la CELAC, UNASUR y MERCOSUR con los planteamientos que El Libertador formuló en la Carta de Jamaica, el Discurso de Angostura o su prolija producción epistolar?

La derecha burguesa internacional se ha valido de parlanchines tarifados para atacar a Bolívar en forma execrable. Los escritores Mario Vargas Llosa y Brice Echenique, entre otros, se han especializado en el negocio del intelectualismo mercenario al servicio del colonialismo y el imperialismo, ofendiendo a El Libertador a quien acusan de todos los males del continente.

No le perdonan al Padre de la Patria que haya renunciado a ser un burgués explotador, que propusiera la devolución de sus territorios a los pueblos indígenas y la abolición de la esclavitud, liberando él mismo a sus esclavos. Menos aún que haya denunciado precozmente el carácter imperialista del sistema impuesto a sangre y fuego en los Estados Unidos.

“Los Estados Unidos que parecen destinados por la providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad”, alertó desde Guayaquil el 5 de agosto de 1829, cuando ya sus fuerzas vitales le fallaban como su salud.

Ese imperialismo tiene hoy cincuenta bases militares en Nuestra América, realiza permanentemente maniobras bélicas en nuestros mares para amenazar, conspira para desestabilizar gobiernos democráticos populares y nacionalistas, financia operaciones encubiertas con traidores internos y riega por doquier su veneno en drogas y armas para destruir vidas.

Claro que tiene vigencia ser bolivariano. Es la mejor manera de honrar nuestros héroes y trabajar por una mejor humanidad.

Yldefonso Finol

Con Chávez en ristre y venciendo, por la gloria vivida y las victorias por venir.

El Socialismo es Vida.

"... los Estados Unidos que parecen destinados por la providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad..."

Simón Bolívar, El Libertador. Guayaquil 5 de agosto de 1829

Cuantos estan en Linea

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online